La Isla Olvidada

Sesión 12

Cueva del Invierno Eterno

El grupo se junta en la estatua en un momento de calma y la evalúan. Urth Stormwind 4to castea “Sentido DIvino”, y detecta en uno los cuartos una presencia maligna undead en el cuarto del pasillo. Luego de eso Jack Matagigantes intenta abrir la puerta más próxima a la estatua, cuya puerta estaba traba con hielo. Con lo cual le pide una mano a Darvin Randall, quien con virotes de fuego fue derritiendo el hielo. Estuvo un tiempo para limpiar el camino hacia el interior de la habitación. Cuando concluyó, Jack se acerco sigilosamente para ver que había en el interior. Jack ve por primera vez un Golem de Hielo y piensa que es una estatua, le trasmite esa idea a Darvin y juntos vuelven a entrar sigilosamente. Darvin al ver la gigantesca criatura, se aleja inmediatamente, reprochandole a Jack el por que no dijo nada de su aspecto peligroso. Para esto Mehen, el Monje utilizaba sus movimientos entre las sombras para explorar la cueva de hielo. Así logra despertar a dos Caminantes Blancos que se encontraban en un apacible descanso. Pero logra evadirlos gracias a las sombras. Sabiendo en la dirección que se encuentran. Seguido a esto deciden acabar con el caminante blanco que Urth detecto en la habitación, por lo cual Mehen ingresa a la habitación y lo hace salir al caminante. Fuera de la habitación estaban todos esperándolo, bastante lastimados pero dispuestos a luchar. Le cierran la puerta para que se le dificulte salir pero el caminante la destroza en dos turnos con su hachas de batalla. Sale y es inmediatamente atacado por todos, logra provocar algunas heridas, en especial a Darvin y luego se desploma. Al escuchar los ruidos los caminantes que había visto Mehen se acercan e intentan atacar. En una complicada batalla con estos 2 caminantes, donde Mehen y Jack caen al piso abatidos, Darvin logra crear un muro para separar a los enemigos de sus aliados. Pero los caminantes no son abatidos. Tras unos minutos se escucha al gigante de hielo destruyendo el muro de Darvin y el muro que lo contenía. Pero para esto los personajes se habían alejado de la cueva. Logran verlo y escuchar un tremendo rugido. Buscando un lugar para descansar y debatiendo que no sería buena idea ir hacia la torre para luego volver a rescatar a Mirval. Acampan a unos 200 metros de la entrada de la cueva, donde descasan por cuatro horas y recuperan sus energías.

Vuelven a entrar a la cueva y ven al gigante pero sentado en el piso con la espalda apoyada en la estatua de las direcciones. Darvin decide atacarlo a penas lo ve con su “Bola de Fuego”, haciéndole un considerable daño a la criatura. Es ahí donde nota su debilidad al fuego. El golem se levanta furioso y corre hacia donde están sus enemigos. En ese momento ven como el piso, el techo y las paredes cercanas al Golem se congelan casi instantáneamente, haciendo el terreno un poco resbaladizo, rápidamente lo rodean y flanquean. El golem ataca ferozmente a Elchapo, golpeándolo con toda su fuerza, lastimándolo con cada ataque gravemente. A través de la pared destruida por el golem, luego de haberle hecho un daño significativo al mismo, aparecen los dos caminantes. Quienes se suman al combate, en este punto la batalla se complica porque el mago no podía acertar sus hechizos al golem, y los caminantes, si bien fueron ralentizados por Mehen un par de turnos, estrategia de las sombras de por medio, comenzaron a repartir golpes con sus hachas de batalla. El primero en caer es el Golem que al recibir tanto daño explota y reparte esquirlas de hielo en sus alrededores. Luego todos van hacia los caminantes, que sin piedad golpeaban a los que se les acercaban. En esta batalla caen al piso, Mehen, Jack y Urth. Los caminantes si bien eran dos, eran muy pero muy fuertes, y el daño de hielo que hacían al recibir ataques de cuerpo a cuerpo eran letales para el grupo. Una vez derrotados, todos son estabilizados y a pesar de unas cuantas heridas siguen de pie. Ya sin energías, el grupo intenta abandonar la misión, pero Mehen y Darvin no estaban tan convencidos de esto y querían rescatar a Mirval Galander. Mehen usa toda su sabiduría y conocimiento de las sombras para caminar sin dejar rastros, y no emitir sonidos, lo cual lo hacía casi indetectable. Por sus propias exploraciones previas, y las preguntas que se le hicieron a la estatua, Mehen tenía una idea de donde se encontraba Mirval. Por lo cual se decidió a acercarse en su búsqueda. Siguiendo un pasillo se encuentra en una especia de corredor que va por debajo de lo que es el lugar donde se encuentra Mirval. Lo recorre hasta el final y ve a lo lejos la entrada grande de la cueva. Trepa hacia el nivel superior del sur y ve durmiendo un Dragón Blanco, con pánico se aleja y mira por sobre la pared norte. Allí ve una especie de trono y un gran gigante de hielo, el Jarl del Invierno Eterno. Hacia su derecha ve varios humanoides congelados, junto con animales y objetos. Mehen tarda unos 6 minutos en romper el hielo de los tres humanoides que pudo identificar con el logo del Cónclave del Renacimiento. Tarda otros dos minutos en estabilizarlos y les dice que lo sigan hasta donde se encuentra el resto del grupo. Para esto el silencio evitaba que alguien escuche algo de todo esto. Y el caminar sin dejar rastros hacia imposible una persecución. Por lo cual llegan al resto del grupo. Urth inmediatamente reconoce entre esos tres a Mirval Galandel. Deciden ir hacia la Torre de los Magos Malditos Ahora mas conocida como “El bastión del Cónclave”.

Comments

“Cualquier grupo de desalineados, puede brillar con un gran lider. Siganme y brillen…” Urth Stormwind 4to

Sesión 12
rausch_german

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.