La Isla Olvidada

Sesión 9

Cueva de los Slivers

Sesión de unas 5 o 6 horas.

Tras descansar en la Torre de los Magos Malditos. Los personajes se despiertan para iniciar un nuevo día de desafíos. Tanto Leshanna, Liadon (Silverfrond) como Jeremiah Kane se encuentran en la torre descansando con los personajes.
El grupo siguió culpando a Jeremiah, por la muerte de Elbis. Tras hablar un poco con Leshanna, Fargrim Forjatrueno consigue que le obsequien unas pociones. Además les cuenta que es alquimista y que también es tatuadora. Algo que a los personajes no les importó demasiado. Leshanna ademas les dijo que es posible traer de vuelta a la vida a Elbis, pero que no será nada sencillo y esto consumirá su poder por un tiempo. Pero que en gratitud hacia el grupo por rescatarla está dispuesta a perder unos meses de magia para regresarlo a este mundo.
Jeremiah habla con Darvin Randall acerca de las runas y le deja una copia de su libro verde de hechizos. Jeremiah, que algo entiende del lenguaje rúnico dijo necesitar algo de tiempo para descifrar lo que el círculo hace, con la promesa de compartir lo que se encuentre.
Ayudan un poco a fortificar la Torre con una muralla y el arreglo de la puerta del frente y se retira.
Al salir de la torre se encuentran con Jack Matagigantes y con su nuevo compañero el bardo sordo – mudo. Quien lo había separado del grupo por hacer ruido tras un yuyo y Jack lo persiguió por causa de su curiosidad. Al enterarse que no era enemigo y que ademas era también halfling, lo invito a que lo siga para presentarlo al grupo. Tras esto y preocupados por la situación del Bosque Frondoso, sin fauna, se dirigen a revisar la zona de la mina abandonada la cual es casi seguro la madriguera de estas extrañas criaturas alienigenas.
Al llegar a la cueva, ven la entrada con una extraña mucosa, sin ser esta venenosa, ya que los personajes se fijaron específicamente, los personajes ingresan a la cueva cuya entrada estaba cubierta de este moco apestoso y pegajoso. También descubrieron que no es volátil.
La cueva es oscura y pegajosa, por momentos el moco verde llega a los tobillos… al entrar por uno de los pasillos de la cueva, el grupo llega a una especie de deposito de cadáveres en extraños huevos para preservarlos, allí se encuentran muchos de los animales asesinados por los slivers y sirve como deposito de comida. Alanis Donral no soporta ver a los animales del bosque en estas condiciones por lo que se toma su tiempo para romper hasta el último de los huevos para sacar los animales muertos. Tras romper un par de huevos una especie de gas putrefacto se le desparrama por la cara, pero logra soportarlo, Fargrim Forjatrueno ve al fondo del almacén un huevo que se muevo como con espasmos, al acercarse se dan cuenta que es un halfling y Alanis lo libera sin pensarlo.
Al liberarse el halfling se presenta como Anthang Defile, del gremio de los cartógrafos, tras una extensa charla con Fargrim, llegan a un acuerdo comercial. Como Anthang es fanático de las gemas preciosas, intercambia sus mapas y una daga magica con runas verdes, con él por tooooodas las gemas que poseía. Luego de esto y de contarles un poco a los personajes como llegó aquí, rechaza la invitación a seguir adentrándose en la cueva, por el propio miedo que le ocasionaba volver a estar prisionero de las criaturas Slivers. Se dirige hacia la Torre, donde sabe que hay gente que puede ayudarlo a defenderse.
El grupo se sigue adentrando en la cueva, luchan con un par de criaturas, luego beben agua de una cascada que se encontraba en su interior, y no tenía nada de malo. Hasta que se encuentran en un gran apertura de la cueva tanto en ancho como en alto. En la misma cueva se ven infinidad de huecos. Alanis se acerca a los huecos y asoma la cabeza por uno de ellos cuando son sorprendidos por unos cuantos sliver saliendo de su lugar de descanso. Ademas estos slivers que fueron despertados, advierten a los guardias del sector que estaban enterrados descansando y esperando que alguien intente algo. En total ocho pequeños slivers atacan al grupo, el que mas daño recibe es sin duda Alanis, y luego Fargrim. Por esas cosas de la vida, a Jack se le ocurre utilizar su hebilla de las mil batallas, en este momento. Hebilla que al chocar con otro metal produce el ruido de mil espadas chocando entre sí. Sin pensar que esto alertaría mucho mas a las criaturas, quienes se acercaron rápidamente al lugar. Llegando a ser mas de 20 slivers, además ahora, se suman algunos, con habilidades diferentes, haciendo la batalla muchísimo más difícil. Luego de esto el grupo entra en caos, al ver tantos enemigos, se desesperan e intentan escapar en vez de enfrentarlos. Darvin Randall sale volando de la habitación, Mehen, el Monje utiliza su ki para saltar el doble de lo posible y así alejarse rápidamente. Alanis Donral quien estaba muy rodeado decide, castear en si mismo “caminar cual arácnido” y huye corriendo por la pared a una altura no muy elevada. Fargrim mira a Jack y le dice, corre lo que mas puedas, yo los aguanto un poco y corro atrás tuyo. Con lo cual ayuda a huir a Jack y este lo consigue, mira hacia atrás y ve a Fargrim completamente rodeado, se asusta mas y sigue corriendo… Cuando tanto Fargrim como Alanis intentan huir, reciben una gran cantidad de escupidas de ácido a distancia que los deja inconscientes y a merced de estas criaturas… Los que logran salir se preguntan que ha sucedido allí… se encuentran a Elchapo y al mudo, que habían ido a explorar los alrededores de la cueva y no ingresaron, todos se preocupan por sus compañeros que no pudieron salir, Elchapo golpea fuertemente a Jack por su acto inconsciente y se alejan de la cueva lo suficiente como para pensar que hacer… Y rápidamente antes que se devoren a sus compañeros.

Comments

rausch_german

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.